DOMINA LA INCERTIDUMBRE

Como evitar que las preocupaciones dominen nuestra vida.



Muchas veces, a lo largo del día usamos de manera aleatoria términos diferentes como: “preocupación”, “estrés” y “ansiedad” para referirnos a nuestras preocupaciones, las solemos usar como si se tratasen de uno solo, pero cada uno tiene un significado diferente y afectan al cuerpo y mente de distinta manera. Saber las diferencias entre los tres nos pueden ayudar a combatirlos y mejorar nuestra salud. · Preocupación: Es un pensamiento negativo recurrente que se tiene sobre un aspecto de la vida. Suele tratarse de una inquietud constante sobre un evento futuro o a partir de un hecho del pasado. · Estrés: Es la reacción que tiene el cuerpo a las presiones con las que se carga. Se genera una sensación de fatiga mental y física, el día a día exige más de lo que se puede dar. Mientas que la preocupación es una idea recurrente, el estrés es una sensación física.

· Ansiedad: Es la respuesta mental y física ante una amenaza, percibe el peligro y le ordena al cuerpo hacerle frente a la situación. La angustia genera efectos mentales y la ansiedad genera efectos físicos.

La primera (angustia) puede detonar a la segunda (ansiedad) ya que el cuerpo percibe las aflicciones mentales como algo real.

La ansiedad en excesiva puede ser resultado de un temor concreto como lo puede ser la fobia social o una serie de experiencias trastorno de ansiedad generalizado.


EL PREOCUPÓMETRO


Caviloso: Cuando tienes una reunión importante te encuentras tan nervioso que no pueden conciliar el sueño, o, incluso consideras reportarte enfermo para no ir.

En casos de incertidumbre sueles imaginar el peor escenario.


Sosegado: Sueles preocuparte por todo, desde olvidar tomar los medicamentos, cumplir con fechas límites o llegar tarde a una cita.

Por eso programas recordatorios para tomar las riendas de los pendientes.


Relajado: Pasas el día sin prestar atención al futuro, pero si un evento importante se acerca te pones nervioso y, cuando llegas a pensar en el futuro casi siempre piensas que todo saldrá bien.

*Si las preocupaciones interfieren con el diario vivir, es momento de buscar ayuda.


¿CÓMO TE AYUDA LA PREOCUPACIÓN?

1. Te protege La voz en tu cabeza puede ser la razón para que uses el cinturón de seguridad, te mantiene a salvo.

2. Te motiva Ya sea que debas dar un discurso o presentar un evento importante, considerar lo que puede salir mal, puede motivar a que tomes precauciones.


3. Te ayuda a resolver problemas Un estudio realizado en el 2006 por la revista Anxiety, stress & coping se rastreó las preocupaciones del grupo prueba y se demostró que en muchos casos los participantes eran más agiles al momento de sobrepasar contratiempos si se sentían agobiados.

OLVÍDATE DEL “Y SI…”


Si eres caviloso (persona que tiende a preocuparse demasiado por las cosas) es posible que tengas problemas al momento de lidiar con la incertidumbre, te preocupa el hecho de que el resultado de las cosas sea negativo, y, es posible que llegues a pensar que no te podrás recuperar del inconveniente.


Muchos comienzan a desarrollar “Comportamientos de seguridad” negativos, conductas evasivas que ayudan a evadir riesgos o en situaciones en donde se solicita la aprobación de otra persona.


El gran problema es que la inseguridad no se puede evitar por completo, y entre más se huye, más aterradora puede ser.

Una buena manera de hacer las paces con la duda es exponerse a ella y darse cuenta que los “peores” resultados muy rara vez pasan, e incluso si las cosas salen mal tienen una solución.

Empieza con pequeños cambios, sigue ese camino y aventúrate a enfrentar riesgos más grandes.


¿LA PREOCUPACIÓN ES CONTAGIOSA?


A pesar de la creencia popular compartir con otros tus preocupaciones ayudan a afrontar estas y es saludable.


Un estudio realizado en Alemania en el 2014 descubrió que el ver a una persona en una situación apremiante, puede causar que los niveles de la hormona del estrés, el cortisol, se eleven.


Hay que estar conscientes de que las personas que nos rodean influyen en nosotros y en nuestra forma de pensar, encontrar un equilibrio entre las personas que nos rodean, puede ser saludable al momento de tomar decisiones.


El sentimiento de preocupación puede resultar contagioso, pero de igual manera la actitud positiva es contagiosa.


LA IMPORTANCIA DE SACAR TODO


Contarle a un amigo o familiar lo que te inquieta, decirlo en voz alta o escribirlo pueden permitirte tener una perspectiva diferente del asunto.


Enfrentarse a las preocupaciones es más sencillo cuando los temores estan en papel o expresados en lugar de estar flotando en tu cabeza.

Información obtenida de: Bichner J. (octubre 2019) “Domar la incertidumbre” revista Selecciones Reader´s Digest. n. 947 pp. 33 – 38.

0 vistas

Carrera 17 # 22N-06

Barrio Laureles

Armenia, Quindío 

(Colombia)

 

Tel:(6) 7353727

Cel: 314 806 7960

HORARIO DE ATENCIÓN: 

Lunes -Viernes : 8am - 12pm / 2pm - 6pm

Sábado: 8am - 12pm  

580b57fcd9996e24bc43c543.png

 Síguenos en: 

  • #salud
  • #wellness
  • wellness